Rutina de mañana para una piel perfecta

Preparar correctamente nuestra piel para afrontar bien el día es importante y ¡mucho!. Y ya sé que por la mañana cada minuto es oro, pero esta rutina no te robará más de 5 minutos.

Aunque no lo creas tener una serie de hábitos matutinos sencillos pueden definir completamente la condición y salud de la piel consiguiendo buenos resultados a largo plazo.

1. LIMPIA TU ROSTRO

Durante la noche, nuestra piel va acumulado residuos y suciedad. El primer pasó será lavar tu rostro para eliminar los restos de producto, sudor y cebo. Asegúrate de hacerlo con productos adecuados a tu tipo de piel y necesidades, te ayudará a brindarle los mejores beneficios.

Por la mañana es recomendable lavarse la cara con agua fría, además de despertarnos de golpe, el agua fría ayuda a cerrar los poros de la piel consiguiendo así que se vea más uniforme y además conseguiremos que la suciedad no se deposite en ellos.

2. APLICA UN TÓNICO

Retirará cualquier residuo que haya podido quedar tras la limpieza, restaura el pH de la piel, mantiene el equilibrio de zonas más secas y grasas de la piel, suaviza, calma y ayuda a mejorar la absorción del resto de los productos de la rutina del cuidado de la piel. Todo esto nos indica la importancia de su uso para tener la piel sana, hidratada y protegida frente a la agresión.

La mejor forma de aplicarlo es mojar un disco de algodón y aplícarlo sobre la piel del rostro dando suaves toquecitos.

3. AÑADE A TU RUTINA UN CONTORNO DE OJOS

Muchos piensan que utilizar una crema de contorno de ojos es necesario solo a partir de los 40, pero lo cierto es que hidratar esta zona es una buena idea a cualquier edad.

Es un paso que resulta fácil de olvidar pero no debes saltártelo. Por la mañana utilizaremos un contorno que sea refrescante para ayudar a controlar las bolsas. Aplica la crema para el contorno de ojos en los párpados y en la sien con movimientos circulares y realizando ligeras presiones. Recuerda aplicar tu contorno con cuidado ya que la piel de esta zona es la más fina y delicada de todo el rostro.

4. APLICA EL SÉRUM

El sérum, que posee una mayor concentración de activos y que existe en diferentes texturas (fluido, emulsión o gel), es el siguiente paso en nuestra rutina. Aplícalo por la mañana y por la noche sobre el rostro y el cuello realizando movimientos circulares y de alisado desde el interior al exterior del rostro. Dos o tres gotas son suficientes.

Deja actuar unos instantes antes de aplicar la hidratante. El sérum nunca puede sustituir a la crema: sus efectos son complementarios. El sérum conseguirá eliminar tus arrugas, alisar tu rostro, dar uniformidad al tono y, en definitiva, mostrarlo joven y radiante. Un consejo: evita el contorno de los ojos.

5. HIDRATA TU ROSTRO

Es muy importante que proporcionemos a la piel del rostro una crema hidratante adecuada a nuestro tipo de piel para que esté equilibrada durante todo el día, aunque tengas la piel grasa. Aplica la crema de día sobre el rostro y el cuello para una piel hidratada y nutrida. Elige la crema que contenga los ingredientes adecuados a cada necesidad (antiarrugas, firmeza, nutrición…). Aplícala con suaves movimientos circulares y realizando un leve masaje por tu rostro y cuello,evitando la zona de la ojera. Por la mañana, además, preparará tu piel para el maquillaje.

Si sois de las que utilizáis base de maquillaje, escoger una crema hidratante de rápida absorción que os permita poder maquillaros enseguida. Dejar de lado las hidratantes con efecto peeling, ya que al aplicar el maquillaje pueden aparecer pellejitos.

6. FINALIZA CON UN PROTECTOR SOLAR

Este paso puede ir incluido en el anterior, ya que cada vez más las cremas hidratantes contienen FPS que te protegerán de los daños solares. El protector solar se debe utilizar todos los días, no solo para ir a la playa o la piscina. El sol es el mayor enemigo de nuestra piel, no solo hace que aparezcan manchas, también acelera el envejecimiento de la piel provocando arrugas.

Puedes usar cremas hidratantes con color, o protectores solares con color, para agilizar la rutina, pero no te olvides de incluir algún producto con SPF.

Deja un comentario