Raíces grasas y puntas secas ¿cómo cuidarlo?

Este tipo de pelo es uno de los más comunes, pero también de los más difíciles de cuidar. Esta diferencia entre raíz y puntas suele encontrarse en dos tipos de melenas: o pelos grasos que se han deshidratado por el uso de excesivo de calor y coloraciones extremas, o en cabellos normales que, debido a la contaminación, tienden a generar más grasa en la raíz. De hecho, suele ser una condición ocasional más que genética.

Toma nota de los cuidados que requiere un pelo mixto para que luzca siempre sano, suave y brillante desde la raíz a las puntas.

¿QUÉ TIPO DE CHAMPÚ ELEGIR?

Lo primero es evitar todos los que sean específicos para cabello seco (o rizado) porque añadirán peso a tu melena y no conseguirán solucionar el problema de raíz. Tampoco será buena solución elegir uno específico para pelo graso. Lo mejor es elegir una champú ligero y neutro (mejor si es para pelo graso) y preferentemente que contenga sulfatos orgánicos y de origen natural. Entre los ingredientes que debería contener el champú ideal en estos casos están la menta y el romero.

Algunas opciones pueden ser:

¿CADA CUÁNTO Y CÓMO LAVAR ESTE TIPO DE CABELLOS?

Como norma general se recomienda realizar un lavado día sí, día no. Si vez que tu pelo no aguanta sin lavar todos los días puedes probar el champú en seco. Una solución que ha cogido cada vez más fuerza estos últimos años, porque además de permitirnos mantener nuestro cabello limpio más tiempo tiene algunos usos adicionales como dar volumen en la raíz, texturizar medios y puntas, sustitución de la laca para hacer cardados, etc.

Algunas de las mejores opciones del mercado y más económicas, son:

Evita el agua caliente

Al aclarado debes dedicarle tiempo suficiente. Y procura hacerlo con agua tibia, ya que el agua caliente podría activar la producción de grasa.

Usa acondicionador

Que tengas la raíz grasa no significa que no debas hidratar tus puntas secas. Solo tienes que hacerla de la manera correcta. Y eso significa usar acondicionador en cada lavado, solo en medios y puntas, sin tocar las raíces. Es preferible esto a usar acondicionadores sin aclarado. Tras ello, es importante usar un aceite en las puntas, pero siempre con el cabello mojado para evitar que el aceite toque la raíz.

Cepillar tu cabello cada día

Esto activa la circulación del cuero cabelludo y permite eliminar el polvo, las células muertas y residuos. Además, así repartirás mejor la grasa.

Dos recomendaciones a tener en cuenta: usar cepillos o peines con cerdas de origen natural y limpiarlos profundamente de vez en cuando para evitar que se acumulen partículas dañinas para el cabello.

Deja un comentario