¿Manchas en la piel? Aprende cómo tratarlas

El ser humano es propenso muy a desarrollar algún tipo de manchas en la piel con el paso de los años. La mayoría de veces son inofensivas pero lo primero que debes hacer es acudir a un dermatólogo para descartar cualquier tipo de patología. Posteriormente, podemos acudir a un profesional de la estética para que nos ayude a eliminarla, o al menos, minimizarla.

Las manchas se producen por una hiperpigmentación que aparece cuando el cuerpo produce un exceso de melanina (pigmento que da color y protege nuestra piel) en ciertas zonas de la piel. Así, da lugar a placas cutáneas planas de un tono más oscuro que va de marrón claro a negro y que pueden variar en tamaño y forma. Normalmente los causantes de su aparición son ciertos tipos de medicación o el sol, ya que actúan sobre los melanocitos (célula que produce melanina), pero también pueden deberse a cambios en los niveles hormonales, ciertas infecciones por hongos, ciertas erupciones cutáneas, la exposición a metales pesados, una lesión, etc. Por eso es básico que identifiquemos su origen, para que sepamos cómo atacarlas.

Para algunas personas la aparición de estas manchas, causa angustia, por el hecho de no poder disimularlas u ocultarlas de las zonas donde tienden a aparecer: cara, manos y otras zonas visibles expuestas al sol.

Léntigos solares

Son manchas pequeñas de color pardo que suelen aparecer en zonas expuestas al sol, en particular aquellas que han acumulado mucha radiación solar como la cara, el escote , el tercio superior del tronco, dorso de manos y zona extensora de antebrazos, pero no debemos confundirlas con las pecas que surgen en verano ya que los lentigos solares están presentes a lo largo de todo el año.. Normalmente son lesiones que se ven en adultos, aunque pueden verse también en los hombros de niños con piel clara que se han quemado con el sol. Son múltiples manchas de bordes irregulares de diferentes tamaños.

Tratamiento

Pueden tratarse con nitrógeno líquido (crioterapia), láseres con afinidad por la melanina, o luz pulsada intensa. Aunque en sí mismo no son malignos, representan un signo de daño solar, lo que indica un riesgo aumentado en la posibilidad de desarrollo de melanoma o cáncer de piel.

Para prevenirlas, tratarlas y unificar el tono serán muy útiles las cremas ricas en vitamina C.

Melasma

El melasma es una mancha hormonal que aparece casi exclusivamente en mujeres jovenes, que toman la píldora o están embarazadas. Aparecen en la cara, especialmente en mejillas, frente y zona del bigote. Son manchas de color marrón (de diferentes intensidades). Su causa es el sol unido a una predisposición especial producida por el estado hormonal de la paciente.

Tratamiento

Hasta ahora no hay ningún tratamiento definitivo para el melasma, ya que aunque los dermatólogos en ocasiones logran aclarar o limpiar totalmente la piel de la paciente, con mucha frecuencia la mancha vuelve a aparecer, sobre todo en verano.

Pero al menos podemos suavizarlas con constancia y paciencia. Para empezar es primordial el uso de protector solar durante todo el año, y adicionalmente podemos atacar con un tratamiento rico en alfa o betahidroxiácidos y reronoides (retinol, retilnaldehido o retinoato, entre otros). Esto nos ayudará a exfoliar y a acelerar la renovación celular, reduciendo la pigmentación y mejorando además la síntesis de colágeno y elastina.

Las manchas provocadas por la luz azul

Sin lugar a dudas la llamada luz azul es la más peligrosa, ya que es la gran olvidada. Proviene de las pantallas de móviles, tablets y ordenadores. Aún estando en casa las radiaciones UV siguen llegando a nuestra piel. Si podemos ver sin necesidad de encender la luz, entonces hay radiación. Ambas tienen consecuencias negativas para la piel, provocando y favoreciendo la aparición de manchas, arrugas, pérdida de firmeza y acelerando el foto envejecimiento y sus signos.

Tratamiento

Para combatir la aparición de estas manchas es recomendable aplicar filtro solar como último paso en nuestra rutina de cuidado facial, aún cuando no vayamos a salir de casa.

Hiperpigmentación inflamatoria

Se manifiesta como máculas o manchas y se caracteriza por manchas planas, marrones o negras en la piel. Aparece al curar una lesión en la piel. Es común en personas con acné y también puede tener su causa en procedimientos cosméticos. Puede empeorar con la irradiación ultravioleta (UV). Suele ser una afección benigna, pero puede tener importantes implicaciones cosméticas y psicosociales. La afección puede ser permanente o tardar semanas o años en resolverse según la causa inicial, el fototipo de piel de la persona y si se utilizan tratamientos médicos para acelerar la recuperación.

Tratamiento

Además de la protección contra la luz, existe una variedad de medicamentos y procedimientos que pueden tratar de forma segura y efectiva.

Los especialistas recomiendan el uso de protector solar FPS 15 o más. Los tratamientos con láser y las terapias intensas de luz pulsada (LPI) se prescriben a menudo para tratar la pigmentación; sin embargo, si se utilizan incorrectamente, pueden causar más irritación y empeorar la hiperpigmentación inflamatoria en los tipos de piel más oscuros. Las cremas de cortisona deben utilizarse con limitación y sólo bajo la supervisión de un médico, ya que adelgazan la piel con el uso prolongado, haciéndola más sensible y propensa a la hiperpigmentación inflamatoria.

Si la decoloración es angustiante para usted o si padece de una afección crónica de la piel que provoque el oscurecimiento, consulte a un médico. También consulte a su médico si nota un cambio general en el color de la piel sin ninguna explicación obvia.

Vitíligo

A diferencia de las anteriores el vitíligo se presenta como una pérdida de color en algunas zonas de la piel. Se aprecia como parches blancos y desiguales que no tienen pigmentos y que se producen cuando las células inmunitarias de nuestro organismo destruyen a los melanocitos. Puede parecer a cualquier edad y puede tener un factor hereditario.

El vitíligo está asociado a algunas enfermedades autoinmunes como la enfermedad de Addison (trastorno que ocurre cuando las glándulas suprarrenales no producen suficientes hormonas), enfermedad del tiroides, diabetes o anemia perniciosa (disminución de los glóbulos que ocurre cuando los intestinos no pueden absorber adecuadamente la vitamina B12).

Tratamiento

El vitiligo es difícil de tratar. Dentro de las opciones de tratamiento iniciales están la fototerapia, el uso de ciertos láseres que ayudan a repigmentar la piel y medicamentos como cremas o ungüentos corticosteroides. Por supuesto, cualquier tratamiento debe hacerse únicamente bajo la supervisión y el consentimiento de un dermatólogo.

Cuidados en casa

En algunos casos, el color normal de la piel regresa solo.

Para acelerar este proceso puedes usar lociones que blanqueen o aclaren la piel para reducir la decoloración o para emparejar el tono donde las áreas hiperpigmentadas son grandes o muy notorias. Primero consulte con su dermatólogo acerca del uso de tales productos. Siga las instrucciones en el empaque acerca de cómo usar tales productos.

La loción de sulfuro de selenio, ketoconazol o loción tolnaftato pueden ayudar en el tratamiento de la tiña versicolor, la cual es una infección por hongos que puede manifestarse como parches hipopigmentados. Aplíquela diariamente en el área afectada como se indica hasta que los parches decolorados desaparezcan. Esta afección a menudo retorna, incluso con tratamiento.

El maquillaje también puede ayudar a esconder las manchas en la piel.

Evite la exposición excesiva al sol y aplique bloqueador solar con un FPS de al menos 30. La piel hipopigmentada se quema con facilidad y la hiperpigmentada se puede tornar incluso más oscura. En las personas de piel oscura, el daño a la piel puede provocar hiperpigmentación permanente.

Webgrafía

1 comentario en “¿Manchas en la piel? Aprende cómo tratarlas”

  1. Pingback: ¿Cómo cuidar las cicatrices en verano? - CRÉATE A TI MISMA

Deja un comentario