¿Cómo preparar la piel para la depilación?

No es lo mismo depilar una piel ‘sin tratar’ que una piel que ha sido preparada para el proceso de la depilación. Una buena preparación permite unos resultados más eficaces y duraderos. Los pasos a seguir son:

  1. Limpieza y desinfección
  2. Exfoliación
  3. Reblandecimiento del pelo y piel
  4. Reducción al mínimo la fricción

LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN

Antes de depilar la zona ha de estar limpia, esto parece una obviedad, pero al ducharnos contribuimos no solo a la limpieza sino también al reblandecimiento del pelo y piel.

Hay que tener en cuenta si tenemos alguna pequeña herida, granito o verruga, ya que hay que desinfectarlos bien y delimitarlos con un trocito de esparadrapo. Estas zonas no se deben depilar ya que corremos el riesgo de hacernos una  herida o que si usamos crema depilatoria nos irrite. Así que antes de depilarte ten en cuenta cubrir pequeñas heridas o granitos que puedas tener. Después de lavarte la zona pasar un algodón con betadine o producto similar empapado en agua para desinfectar. Para limpiar nuestra piel, con los productos mas sanos y con menos químicos posibles, os recomendamos productos sin sulfatos ni siliconas.

EXFOLIACIÓN

Una piel exfoliada se depila mejor. Tampoco hay que abusar de la exfoliación ya que un exceso puede resecar la piel, pero de vez en cuando, por ejemplo antes de la depilación es conveniente. Para exfoliar solo necesitas un poco de azúcar, tu gel habitual, agua y un guante de crin o esponja especial para masaje. El azúcar mezclado con el gel te ayudará a exfoliar la piel y gracias al masaje facilitas la operación. La piel estará más suave y preparada para la depilación.

REBLANDECIMIENTO DE LA PIEL Y EL PELO

Esto lo logras ya en la ducha, al aplicar agua caliente. Si por lo que sea te depilas en otro momento entonces es conveniente mojar la zona con agua caliente para reblandecer el pelo.

 REDUCCIÓN AL MÍNIMO DE FRICCIÓN

Al depilarnos con maquinilla eléctrica, con cera, o con la maquinilla tradicional sometemos a la piel a una constante fricción. Esto facilita que se irrite y se enrojezca, por esto para prevenir se recomienda hacer los pasos anteriores y a la hora de depilarnos usar un gel o jabón suave que facilite el proceso. Esto en el caso de maquinillas.

Ten presente lo que te comenté de las pequeñas heridas o granitos, márcalos con un poco de esparadrapo para no pasar por encima la maquinilla, a veces con las prisas puedes hacerte sangre al depilarte. Si ocurre desinfecta con un poco de betadine. Lava la maquinilla antes de continuar la depilación.

DESPUÉS DE DEPILARTE

No te olvides hidratar la piel, para esto lo puedes hacer en dos pasos, que dejan la piel espectacular.

Humedece ligeramente la zona depilada y te aplicas un poco de aceite hidratante. Lo aplicas y masajeas. Luego secas con un pañuelo de papel (usar papel para no dejar restos de aceite en la toalla).

A continuación te pones tu crema de cuerpo habitual sobre la zona. De esta forma tiene un doble de hidratación y además el aceite le aporta un ligero brillo a la piel.

Deja un comentario