¿Cómo cuidar las cicatrices en verano?

Nuestra piel es el órgano más grande y entre sus funciones principales está la de barrera contra agresiones físicas, químicas o patógenos. Justamente por su papel de protección nuestra dermis también está expuesta a lesiones o heridas. Como resultado de lo anterior, a lo largo de la vida las cicatrices son inevitables y todos acabamos con al menos una marca.

Quemaduras, cortes, cirugías, acné y otros factores pueden producir cicatrices en la piel más o menos profundas, que pueden curarse en pocos días o meses.

Cuando esto ocurre en verano la duda más frecuente suele ser si puede dar el sol en cicatrices.

A pesar de que tomar el sol es importante para la salud, por lo general se sabe que las cicatrices y el sol no combinan. Pero, ¿por qué y cómo hay que cuidar una cicatriz en verano?

¿QUÉ PASA SI DA EL SOL EN LAS CICATRICES?

Empezamos por aclarar la cuestión más frecuente acerca de la exposición de las cicatrices al sol. El tejido cicatricial que se forma después de una herida está compuesto por fibras de colágeno que sustituyen la piel dañada y es muy sensible.

Esta característica hace que sea mucho más susceptible a los efectos dañinos de los rayos UV. Tomar sol en las cicatrices recientes puede producir hiperpigmentación (piel más oscura) o hipopigmentación (piel más clara) y causar inflamación retrasando el proceso de curación de la cicatriz.

¿POR CUÁNTO TIEMPO HAY QUE PROTEGER DEL SOL UNA CICATRIZ?

No existe una regla general ya que no todas las cicatrices son iguales y hay diferencia entre piel y piel.

Cuando se habla de cicatrices de operación y sol, lo ideal es evitar la exposición al sol durante los primeros 6-12 meses.

¿CÓMO PROTEGER LAS CICATRICES DEL SOL?

Utilizar ropa de fibra natural y clara es un ejemplo de cómo tapar cicatrices en verano. Si la cicatriz está en la espalda, brazos o piernas es el método más eficaz y recomendado sobre todo cuando la cicatriz es reciente.

Para cicatrices en la cara se pueden utilizar gorros y gafas de sol que ayudan a reducir el impacto de los rayos del sol sobre la piel.

Otras formas de atenuar los daños que el sol puede producir en las cicatrices consiste en aplicar protector solar. No es necesario comprar una crema solar para cicatrices, lo más importante es utilizar un factor de protección muy alto y repetir la aplicación cada hora.

De todas formas, es recomendable evitar la exposición en las horas más calurosas del día, es decir, entre las 12 y las 16. Esta precaución es de tener en cuenta siempre, aunque no tengas cicatrices en la piel.

Evidentemente, si la herida es muy reciente y todavía no está cicatrizada, evitarás tanto la exposición directa al sol, como la aplicación de productos solares hasta que la herida esté cicatrizada.

Si acudes a algún centro estético para tu bronceado, comenta con los profesionales del centro que tienes cicatrices y sigue las instrucciones.

CUIDADO DE CICATRICES POST-OPERATORIAS EN VERANO

Tras una intervención es importante seguir a la letra los cuidados postquirúrgicos de la herida que nos indique el cirujano. Esto reducirá el riesgo de infecciones y mala cicatrización (cicatrices hipertróficas y queloides).

Estos cuidados pueden variar en función de muchos factores y por esto es importante que aclares dudas con tu médico.

Por lo general, el cuidado de una cicatriz operatoria prevé:

  • Evitar mojar la herida en las primeras 24 horas después de la cirugía. Pasado este tiempo se puede lavar la herida con jabón neutro y secar muy bien y suavemente con una gasa limpia.
  • Durante las dos primeras semanas tras la retirada de los puntos, evitar baños largos (bañera, piscina, playa).
  • Mantener la herida limpia y evitar la humedad.
  • Aplicar hidratación y productos que favorezcan la cicatrización durante los tres primeros meses. El aceite puro de rosa mosqueta es una opción natural eficaz. Hay estudios que demuestran cómo favorece la regeneración epitelial acelerando la curación de la herida. También son buena opción los productos con extractos de aloe vera y centella asiática. Y existen cremas y geles a base de silicona que actúan favoreciendo la cicatrización.
  • Evitar la exposición directa a los rayos solares. Como hemos comentado anteriormente el sol tiene efectos dañinos sobre las cicatrices recientes y, en el caso de cicatrices operatorias, se recomienda no tomar sol entre 6 meses y un año.
  • Aplicar protección solar, parches o tiritas para proteger las cicatrices del sol cuando se realizan actividades al aire libre todo el año.
  • Consultar a un profesional de la salud cuando se perciben molestias o alguna alteración en el proceso de cicatrización.

Deja un comentario