6 claves para recuperar el cabello dañado

El pelo dañado es uno de los mayores enemigos de las mujeres. Recuperar tú cabello puede no ser una tarea sencilla, y tampoco algo que lograrás de un día para otro. Sin embargo, con un buen cuidado puedes ver resultados a un corto plazo.

Existen muchos tratamientos profesionales que tienen la capacidad de reestructurar el cabello sin tener que recurrir a cortarlo, pero por lo general tienen un coste elevado.

En esta guía podrás aprender a cuidar el cabello maltratado desde casa.

1. Lávalo y sécalo de manera adecuada

El agua caliente es la peor opción para lavar el pelo. Lo ideal sería utilizar agua fría, pero no es algo que todo el mundo aguante y mucho menos en determinadas épocas del año.

Puedes optar por el agua tibia, y a poder ser dar el último enjuague con agua fría, lo que ayudará a cerrar la cutícula del cabello. Este proceso de sellado es beneficioso tras una transformación molecular en el cabello ocasionado por el uso de tintes o tratamientos de alisado.

Otro beneficio de lavar el cabello con agua fría es que fomenta la activación de la circulación de la sangre. Cuanta más sangre fluya en el cuero cabelludo mayor es la cantidad de oxígeno, nutrientes y agua recorriendo los folículos pilosos. Esto significa un cabello más largo y abundante.

Al secarlo es mejor optar por toallas de microfibras. Además, nunca lo frotes, pues lo que haces es partir el pelo.  

2. Nútrelo

No seguir una dieta equilibrada y no tomar la cantidad recomendada de agua se verá reflejado en el cabello, que estará quebradizo y sin vida.

Pero independientemente de tu tipo de cabello, no puedes olvidar nutrirlo con mascarillas o acondicionadores.

3. Péinate correctamente

Para empezar, no es recomendable desenredar el cabello estando aún mojado. Así, que cuando lo tengas seco y comiences a cepillarlo, empieza siempre por las puntas y ve subiendo. De esta manera no arrastrarás los nudos, y evitaras tener que cortarlos o arrancarlos.

Busca cepillos de cerdas suaves y no seas muy brusca, de esta manera no quebrarás el pelo al cepillarlo.

4. Utiliza los productos moderadamente

Si tu cabello está muy dañado lo mejor que puedes hacer por él es evitar por completo los tintes, decoloraciones, productos de alisado… y si no puedes, al menos reduce su uso todo lo posible, hasta que se recupere.

Puedes optar por aplicar mascarillas naturales una vez a la semana.

5. Mantenlo recogido

El cabello recogido no se enreda, por lo que evitarás tener que cepillarlo a menudo.

Además, cuando lo llevas suelto la fricción y los golpes lo van quebrando y va acumulando más suciedad que cuando está recogido. Por lo que tendrás que lavarlo con mayor frecuencia.

6. No usar herramientas de calor

El uso de planchas, tenacillas y secadores son uno de los principales factores que dañan el cabello. Lo mínimo que podemos hacer antes de usarlos es aplicar un buen protector del calor que nos ayude a minimizar los daños.

Lo mejor es buscar alternativas a su uso. En internet tenemos al alcance de nuestra a mano mil maneras de ondular nuestro cabello sin calor, como por ejemplo usar trenzas. Para alisarlo también encontramos algunos métodos como el conocido como la «Toga«. Y sin duda, el más fácil de evitar es el secador.

Es inevitable que nuestro cabello se estropee con el paso de los meses, pero en nuestra mano está que dure sano el máximo tiempo posible.

2 comentarios en “6 claves para recuperar el cabello dañado”

  1. Pingback: ¿Cómo hacer ondas en el pelo sin calor? - CRÉATE A TI MISMA

  2. Pingback: Las mejores planchas de pelo baratas - CRÉATE A TI MISMA

Deja un comentario