10 pequeños tips para bajar de peso de forma rápida y saludable

En Internet podemos encontrar mucha información sobre dietas para perder peso. Gran parte de lo que se recomienda es cuestionable en el mejor de los casos, y no se basa en ninguna ciencia real.

Para perder peso siempre hay dos opciones. La vía rápida y menos saludable en la que suprimimos comidas y nutrientes y conseguimos perder peso a corto plazo, pero rápidamente lo recuperaremos. O la vía más lenta, razonable y saludable, en la que se mantiene la dieta equilibrada pero restringuiendo calorías y gastando más a base de ejercicio.

Aquí te dejamos diez consejos para perder peso más rápido y sobre todo de manera saludable. De igual manera recuerda que nada sustituye a las recomendaciones que un especialista pueda hacer, por lo que antes de empezar cualquier programa de pérdida de peso es importante que acudas con uno.

1. NO SALTARSE COMIDAS

La mayoría de las veces saltarse comidas es contraproducente. Tu cuerpo acumula más grasas, produce más insulina (y aquí hay un riesgo de padecer diabetes) y además te da más hambre. Por lo que te resultará más difícil controlar controlar tu próxima comida y tendrás más posibilidades de darte un atracón.

2. DUERME TODAS TUS HORAS

El sueño también juega un papel súper importante a la hora de intentar baja de peso. Por lo que ya se ha comprobado que la cantidad de horas que dormimos afecta directamente a nuestra salud tanto física como mental. Entonces si quieres bajar de peso de manera efectiva y segura, asegúrate de dormir bien.

3. PLANIFICA TUS COMIDAS CON ANTICIPACIÓN

Si planificas con antelación todas tus comidas evitarás acabar comiendo cualquier comida precocinada o no muy saludable. Puede que al principio, el sólo pensarlo te de flojera, pero no es más que crear un nuevo hábito.

4. EVITA COMER DISTRAÍDA

Cuando hagamos una actividad hay que concentrarnos en realizarla y no distraernos haciendo otras más. Esto es muy importante que lo apliques a la hora de comer pues es súper común que mientras comemos estamos viendo la tele o el celular. ¿Y cual es el problema? Que al distraernos no nos damos cuenta del momento en que dejamos de sentir hambre y es más fácil que terminemos comiendo de más.

Haz que tus comidas sean conscientes.

5. TOMA SUFICIENTE AGUA

Mantenerte hidratada no sólo es necesario para cuidar tu piel y tus riñones. El agua purifica nuestro organismo y nos ayuda a deshacernos de las sustancias que ya no necesitamos. No tomar suficiente agua y por el contrario, consumir muchos alimentos salados nos puede poner en riesgo de padecer retención de líquidos que, entre muchas otras complicaciones, ocasiona que subamos de peso.

Si eres de las personas a las que le cuesta beber agua regularmente, puede probar añadiendo frutas en ella.

Además, beber un vaso de agua antes de cada comida saciará tus ganas de comer y te ayudará a sentirte llena con raciones más pequeñas.

6. COME PEQUEÑAS CANTIDADES CON MAYOR FRECUENCIA

Llegar a comer con demasiada hambre hace que comamos más de lo que verdaderamente necesitamos. Así que, en lugar de hacer tres comidas al día muy abundantes, haz cinco pero más pequeñas. De esta manera equilibrarás tus alimentos y tu hambre no se saldrá de control.

7. REDUCE LAS TENTACIONES

Si eres de las que no pueden evitar caer en la tentación, evita encontrarlas. Cuando vayas a hacer la compra asegúrate de cargar tu cesta de alimentos saludables y olvidarte de todas esas tentaciones que podrían jugarte una mala pasada. Sólo así evitarás caer cuando te entren las ganas de pecar.

8. MANTÉN LOS ALIMENTOS SALUDABLES A LA VISTA

Por el contrario, una buena alternativa, si es que eres de esas a las que les gusta andar picando, es tener alimentos saludables a la vista. Asegúrate de tener un frutero lleno en la cocina o el comedor. Así cuando vayas a darte tus vueltas en busca de algo para picar podrás agarrar una rica fruta saciar tus ganas de un snack.

9. SIEMPRE COME EN UN PLATO, NUNCA DIRECTO DE LA BOLSA

Un consejo que puede funcionar es que te sirvas directamente en un plato la ración que quieres consumir. De esta manera serás consciente de cuánto estás comiendo y te será más fácil ponerte un límite. En cambio, si comes directamente de la bolsa cuando menos te des cuenta ya te la habrás acabado.

10. CAMBIA LA FORMA EN QUE HABLAS RESPECTO A LA COMIDA

Finalmente, este pequeño hábito puede ser que no tenga una repercusión directa en el aspecto físico, pero sí que la tiene en el aspecto mental. Bajar de peso ya es de por sí bastante difícil, entre las frustraciones, la dificultad para adaptarse a los nuevo hábitos, etc. No necesitas más problemas, entonces cambia la forma en que te expresas al hablar de comida. En lugar de decir “yo no puedo comer esto”, di “yo no necesito comer esto”.

Así lograrás cambiar el chip y sentir que el proceso de pérdida de peso es uno en el cuál tú estás en control.

Deja un comentario